El papel de la educación virtual ante la crisis del COVID-19

El papel de la educación virtual ante la crisis del COVID-19


Lic. Estuardo Herrarte

 

Coordinador de la Escuela de Educación de Universidad San Pablo de Guatemala


 “En los momentos de crisis aflora el ingenio del ser humano”.

Hace poco más de 70 años, Albert Einstein acuñó esta célebre frase. En su momento se refería a cómo el hombre buscaba afrontar las diversas dificultades de un mundo en crisis, por una de las muchas guerras que la humanidad ha vivido. Para mí es un gran orgullo pertenecer a una institución que nunca se detuvo y que, por medio de utilizar plataformas existentes, logramos el objetivo de tener a todos, o casi todos nuestros estudiantes, como si no estuviera pasando nada.

El paradigma está cambiando, pues aun cuando las clases virtuales ya eran parte de la rutina del mundo, la cultura y cosmovisión de nuestro país nos hacía pensar que, para que una carrera valiera, era necesario siempre estar en un salón de clases físico. Hoy me doy cuenta de la infinidad de plataformas funcionales que existen y que quien no las utiliza es simplemente reacio al cambio.  Veo cómo catedráticos abren la mente de estudiantes por medio de adaptar y crear actividades que combinan trabajo colaborativo de forma virtual y que estrechan las distancias, permitiendo a los estudiantes sentirse en calma al estar en conexión con sus compañeros y catedráticos. 

El mundo ya no será el mismo y este evento será un parteaguas. Por lo menos, habrá tres generaciones que recordarán cómo en 2020 las personas cambiaron su forma de interactuar en todos los ámbitos de su vida. Un amigo lo llama un new normal. Solo Dios sabe cómo el mundo cambiará, pues muchos tienen sus propias hipótesis de cómo será ese nuevo futuro y cómo el hombre lo afrontará. Darwin decía que no sobrevive la especie más fuerte, sino la que mejor se adapta; y los catedráticos nos estamos adaptando siempre en la búsqueda de transmitir los conocimientos, pero sobre todo, de generar la curiosidad que permita que nuestros estudiantes cuestionen los conceptos e hipótesis de los autores para generar la habilidad de tener criterio y no aceptar como válido tolo lo que escuchan. 

Es tiempo de analizar, reflexionar y empezar el nuevo camino que hemos de seguir. Nuestro papel como educadores no será fácil, pero si tenemos vocación y la guía de Dios, podremos formar a profesionales que realicen un cambio real en nuestra sociedad. Este es un momento de oportunidades, donde tenemos que enseñar a nuestros alumnos a poder verlas y convertir en acción nuestros cursos sello, aprovechando esa creatividad, liderazgo y emprendimiento.

Algo que he aprendido, con el pasar de los años, es que los cambios son inminentes. Tendemos a quejarnos cada vez que se dan, pero si lo analizamos, desde hace ya muchos años los cambios cada vez son más constantes. Debemos aprender a ser resilientes y adaptarnos. Recordemos que nuestras acciones actuales darán como resultado el futuro que tendremos, por lo que debemos actuar con firmeza y diligencia para convertir esta crisis en oportunidad.

 


  Esta publicación representa la opinión del autor, si usted tiene dudas o comentarios puede contactarnos a través del correo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.