En este tiempo de crisis... que apenas empieza

En este tiempo de crisis... que apenas empieza


Dr. Rafael Mejicano Díaz


Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud, USPG


 

Debemos adoptar una vida minimalista, que es la habilidad de acostumbrarnos a vivir con lo mínimo. Esto será necesario si pensamos en un escenario complicado, en donde tardemos meses y meses en resolver el problema al que debemos enfrentar como país. Si ello pasa, es posible que muchos de los guatemaltecos que ahora tenemos trabajo, nos quedemos sin él o nuestros ingresos se reduzcan a la mitad. Entiendo que en una crisis como la actual, se tienen que cambiar las prioridades de inversión gubernamental; es decir, restarles recursos a algunas carteras, inclusive la de educación, para fortalecer la salud preventiva y curativa en todos los ámbitos.

Al quedarnos sin trabajo o con un salario reducido a la mitad, nuestra forma de vida actual también tendrá que cambiar. No podemos continuar usando las mejores ropas, ni los mejores celulares, ni perfumes, posiblemente ni para desodorante tendremos. Es acá en donde debemos dar un vistazo a la vida llena de limitaciones que desarrollaron nuestros antepasados y aprender de ellos. Si ellos con esas limitaciones vivieron más que nosotros, es suficiente razón para pensar que ellos vivían una vida más sana. Ciertamente muchos nos hemos dedicado a tratar de vivir a la moda, y estas actitudes nos están saliendo muy caras. Dios primero, si acatamos las recomendaciones acertadas del presidente, saldremos adelante. Dios nos lo puso en el camino, solo imaginemos cómo estaríamos, si esto hubiera pasado en el anterior gobierno o con la señora al mando, ni pensarlo…

Al final, les pongo un ejemplo de minimalismo, con las tortillas que nos sobraron en la cena de anoche, mi esposa y yo hicimos un rico desayuno. Solo necesitamos aceite, un ajo y un trozo de chile pimiento. Pusimos el aceite a calentar, luego echamos el ajo y el chile pimiento y sobre ello las tortillas partidas en forma rústica, lo sazonamos con sal y le pusimos unas hojitas de cilantro, lo tapamos y lo dejamos por diez minutos. Es decir, desayunamos tortilla con tortilla. En tiempos de crisis, lo que cuenta es la creatividad y llenar el estómago; pues acá al igual que en todo el país, no hay medios de transporte, lo cual me recuerda la época en que crecí.

Saludos y ánimo amigos, porque de esta, con la ayuda de Dios, las decisiones y recomendaciones de un buen presidente y modificando nuestros hábitos, saldremos adelante.

 


  Esta publicación representa la opinión del autor, si usted tiene dudas o comentarios puede contactarnos a través del correo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.