Impacto del Aislamiento Social sobre la Salud Mental del Adulto

Impacto del Aislamiento Social sobre la Salud Mental del Adulto

 

Dra. Carolina Arévalo

PhD en Fisiología
Directora de Investigación
Universidad San Pablo de Guatemala 


“No dejes que lo que no puedes hacer interfiera con lo que puedas hacer”.

John Wooden


En esta ocasión, deseo hacer un breve ensayo de cuáles pueden ser las consecuencias de la cuarentena y el aislamiento social sobre la salud mental de nosotros los adultos y qué podemos hacer para aminorar esas consecuencias.  Lo hago desde un punto de vista personal, consultando diversas fuentes, y desde ningún punto de vista pretendo ser una experta en el tema. Así mismo, reconozco que la cuarentena no es igual para todos, ya que muchos tienen que salir a trabajar, exponiéndose a diario, y que por factores laborales, no todos pueden llevar el aislamiento social de la misma manera. A todos ellos, muchísimas e infinitas gracias.

Empecemos con preguntarnos ¿qué es la salud mental?  

En términos generales, es el estado de equilibrio entre una persona y su entorno sociocultural que garantiza su participación laboral, intelectual y de relaciones para alcanzar un bienestar y calidad de vida.  La Organización Mundial de la Salud establece que no existe una definición oficial sobre lo que es salud mental y que cualquier definición estará siempre influenciada por diferencias culturales, suposiciones, disputas entre teorías profesionales, la forma en que las personas relacionan su entorno con la realidad, entre otras cuestiones.

Para no irnos a situaciones extremas, preguntémonos ahora ¿qué es el estrés?  El estrés lo padecemos todos en nuestro diario vivir y más bien funciona para darnos un estímulo para lidiar con nuestras diarias actividades.  Puede ser un sentimiento de tensión física o emocional y puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno un poco frustrado, furioso o nervioso.  Es la reacción de nuestra mente y nuestro cuerpo a un desafío o demanda.  

Y ahora sí, yéndonos a situaciones más extremas, ¿qué es el estrés post traumático?  Es un trastorno caracterizado por la imposibilidad de recuperarse después de experimentar o presenciar un evento atemorizante o traumatizante. Puede durar meses o años y tener intensas reacciones físicas y emocionales.

Distanciamiento social y cuarentena

Sabemos que la neumonía COVID19 que aqueja al mundo desde diciembre 2019, ha causado enfermedad y muerte a nivel mundial, por lo cual, para evitar su diseminación, diversas naciones han tomado medidas de aislamiento social que van desde suspender transporte público, poner horarios para actividades comerciales, hasta  cuarentenas estrictas con toque de queda como ha sido el caso de Guatemala.  El  distanciamiento significa volverse un poco menos sociable y que todas las actividades se desarrollen preferentemente dentro de las casas y cuando se sale a lugares donde hay muchas personas mantener una distancia de metro y medio entre ellas. En el caso de Guatemala, el gobierno ha dictado cuarentena, cerrar los establecimientos educativos, religiosos, y comerciales donde normalmente se reúnen muchas personas, dictando uno toque de queda a partir del cual no se puede salir a la calle, a menos que se trate de personal de salud, trabajadores de industrias de alimentos, u otras categorías especiales. Las medidas de distanciamiento social incluyen limitar la reunión de grandes grupos de personas, cerrar edificios y cancelar eventos. El distanciamiento es vital para ayudar a la contención y es una obligación cívica  de solidaridad cuyo principal objetivo, es evitar la propagación del virus, la saturación de los sistemas de salud y la muerte de las personas infectadas por el virus que padecen síntomas graves .

¿Cómo afecta la cuarentena la salud mental de los adultos?

Derivado de la pandemia que actualmente afecta al mundo, la salud mental de las personas se ha visto afectada de diferentes formas; ansiedad, depresión y estrés son, algunas de las consecuencias que pueden manifestarse, al permanecer por largos periodos en confinamiento, por lo que el cuidado de la salud mental, durante la cuarentena, se convierte en un factor adicional importante para la salud de las personas.

¿Quiénes pueden padecer de estrés durante la cuarentena?

Todos podemos padecer estrés durante la cuarentena, algunos más intensamente que otros, incluyendo adultos cabeza de familia, adultos mayores, personas con enfermedades crónicas que corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, los niños y adolescentes ya que sienten que no tienen control de la situación y  han perdido su vida normal, personas que están colaborando con la respuesta al COVID-19, como médicos, otros proveedores de atención médica y personal de respuesta a emergencias, personas con enfermedades mentales, incluidas las personas con trastornos por abuso de sustancias, personas que han perdido sus trabajos, empresarios que tienen bajo su responsabilidad numerosas personas, en fin, todos estamos sujetos a sufrir las consecuencias perjudiciales del estrés.

¿Cuáles son esas consecuencias del distanciamiento social? 

El temor y la ansiedad con respecto a una enfermedad pueden ser agobiantes y generar emociones fuertes tanto en adultos como en niños.  Durante esta pandemia de COVID19 el impacto sobre la salud mental no debe ser subestimado. Los estudios realizados reportan que los efectos psicológicos de la cuarentena son negativos, causando confusión y rabia,  incluso pueden llegar a causar síndrome de estrés post traumático, manteniéndose  a largo plazo.  

Paradójicamente, se requiere distanciamiento social  para prevenir la infección, pero la soledad también puede enfermarnos. Las consecuencias en la salud mental del encierro, la pérdida de la rutina habitual y la reducción del contacto social y físico con los demás puede activar nuestra función de lucha o huida, causando inflamación crónica y reduciendo la capacidad del cuerpo para defenderse de los patógenos. Los sentimientos de aislamiento y soledad pueden aumentar la probabilidad de depresión, elevar la presión arterial alta con los consecuentes riesgos de enfermedad cardíaca. 

El temor de que se prolongue la cuarentena, la incertidumbre, de cuánto tiempo estaremos así,  el miedo de infectarnos en cualquier momento, la frustración de no poder hacer mucho más para protegernos,  el aburrimiento, o el no seguir nuestra rutina habitual en términos de trabajo, de ver gente fuera de la casa, no comer a las mismas horas, pérdida de poder adquisitivo, miedo de no poder proveer para la familia, miedo de que se enfermen nuestros seres queridos, en fin, los temores son innumerables. El temor va a estar presente en muchos pero entender el propósito de estas limitaciones nos da sentido y si bien no disuelve el malestar, hace que podamos sobrellevarlo mejor. 

¿Cuáles son los síntomas de estrés durante la cuarentena?

Los síntomas pueden ser muy variados y pueden ser leves o intensos, dependiendo de cada persona, entre ellos podemos citar: cambios en los patrones de sueño o alimentación, dificultades para dormir o concentrarse,  agravamiento de problemas de salud crónicos, agravamiento de problemas de salud mental, mayor consumo de  comida, alochol, tabaco u otras drogas, incluso compras compulsivas de cosas innecesarias o tendencia a sobre abastecer la alacena. Cada uno reacciona de manera distinta a la situación de estrés y hacemos todo esto para mitigar nuestra ansiedad. La forma en que cada persona responde al brote puede depender de sus antecedentes, de los aspectos que lo diferencian de otras personas y de la comunidad en la que vive.

Recomendaciones para reducción del estrés en la cuarentena.

En una ocasión, un profesional de la psicología me dijo esta frase que siempre recuerdo:  “no podemos detener las olas, pero podemos surfear”.  En términos generales,  el factor estresante va a estar allí, pero podemos reducir el impacto del estrés provocado por la cuarentena.  Dentro de las primeras consideraciones, que todos esperamos, es que la cuarentena se  debe reducir al mínimo necesario para disminuir el riesgo de infecciones masivas, sabiendo que volveremos a las actividades en busca de la normalidad, en cuanto el peligro disminuya. Por otro lado, las autoridades deben siempre  informar a la población acerca de los motivos claros  de la cuarentena, así como proporcionar protocolos claros de cómo actuar durante ella. Se debe proveer a la población con opciones factibles para que adquieran los suministros básicos, sin entrar en pánico.  La cuarentena es un acto de altruismo, en beneficios de la sociedad en general para reducir los efectos de morbilidad y mortalidad de la pandemia. 

¿Qué  podemos hacer desde casa?

Más bien,  aquellos que tenemos oportunidad de estar en casa, cumpliendo con la cuarentena de la pandemia, debemos verlo como una ventaja, y como algo temporal que está sucediendo para un fin noble.  Esto disminuye las posibilidades de contagio para nosotros mismos y para todas las personas que de lo contrario estarían afuera en estos días.

Algo importante es cuidarse y cuidar a sus amigos y a su familia para ayudar a lidiar con el estrés y  fortalecer a la comunidad.  En la casa, si estamos trabajando ya sea con la computadora, en labores domésticas, cuidando a los niños u otra actividad, tomémonos descansos periódicos para hablar con alguien, movernos un poco, hacer una actividad diferente y relajante.  

No debemos ver constantemente noticias, MEMES y redes sociales, ya que nos bombardean con información amarillista y en la mayoría de los casos no vienen de fuentes confiables.  Escuchar hablar de la pandemia reiteradamente puede afectarnos negativamente.

Debemos cuidar afanosamente la salud de nuestro cuerpo, ya que lógicamente queremos mantenernos sanos para tener menos posibilidades de sufrir la enfermedad. Si está dentro de nuestras capacidades hacer ejercicios de relajación o meditación,  comer alimentos saludables y comidas lo más  balanceadas posible,  hacer alguna forma de ejercicio aunque sea liviano, subir gradas en su casa, levantar pesos livianos con los brazos, ejercicios creativos que nos permitan mantenernos activos aunque no podamos ir a un gimnasio o un parque, dormir lo más regular que se pueda y evitar consumir alcohol o drogas tranquilizantes, ya que eso será contraproducente..

Tomemos el  tiempo para leer un libro, platicar con alguien de algo positivo y tranquilo, ver una película agradable, evitando escenas de  violencia o  agresividad. En el caso de familias, pueden jugarse  juegos de mesa familiares, hacer artesanías, cuidar una planta, actividades creativas en familia, de manera que  todos se comuniquen y disfruten. 

Por otra parte, es muy  importante comprender datos científicos  básicos de la enfermedad, para  ayudar a reducir el estrés.  Entender el riesgo al que estamos expuestos puede reducir nuestra incertidumbre. Aprenda y comparta datos acerca del COVID-19,  evitando la propagación de rumores o noticias amarillistas.  Al compartir información precisa sobre el COVID-19, puede ayudar a que otras personas se sientan menos estresadas y, conectarse con ellas.

Los padres de familia, deben manejarse con calma y responsabilidad. Cuando los padres y los cuidadores manejan el tema del COVID-19 con calma y seguridad, pueden dar el mejor apoyo a sus hijos. Es muy  importante evitar conductas de discriminación, ante los familiares, personal del sistema de salud y ante las mismas personas que pueden ser objeto de contaminación del virus. 

El tiempo de la cuarentena puede aprovecharse de forma positiva, haciendo las cosas que hemos pospuesto, podemos  escribir, escuchar música, realizar algún tipo de manualidades, recibir cursos en línea, ejercicio físico dentro del hogar, como yoga, y todo aquello relacionado al arte, y actividades que fomentarían una convivencia sana con las personas que comparten el hogar, compartiendo tiempo de calidad con la familia. Así mismo, el fortalecimiento de nuestra espiritualidad es algo que a su vez puede fortalecer nuestro cuerpo, y ser una fuente de paz. 

Para evitar el estrés de la cuarentena, recordemos que la vida es 10% lo que experimentamos y  90% cómo respondemos a ello. 

FUENTES CONSULTADAS

https://lahora.gt/como-preservar-la-salud-mental-durante-la-pandemia-del-covid-19-aqui-le-mostramos-algunos-consejos/

MEDSCAPE.Impacto de la COVID-19 en la salud mental-- CONFLICTOS DE INTERÉShttps://espanol.medscape.com/verarticulo/5904873

PsicoevidenciasBoletín Psicoevidencias nº 56ISSN 2254-4046. Impacto psicológico de la cuarentena por la COVID-19 en la salud mental y posibles recomendaciones.  https://www.psicoevidencias.es/contenidos-de-interes/noticias/773-el-impacto-de-la-pandemia-por-covid-19-sobre-la-salud-mental-de-los-profesionales-sanitarios

Samantha K Brooks, Rebecca K Webster, Louise E Smith, Lisa Woodland, Simon Wessely, Neil Greenberg, Gideon James Rubin. The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence. Lancet 2020; 395: 912–20.

 


Esta publicación representa la opinión del autor, si usted tiene dudas o comentarios puede contactarnos a través del correo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.