Emprendedores: Ser solo diferente no alcanza

Emprendedores: Ser solo diferente no alcanza

Si, leíste bien; como emprendedor, hoy día tienes el gran riesgo de fracasar en este nuevo contexto de emprendimiento si no comprendes el valor de “ser diferente”.

No es noticia que hoy día es el cliente quien tiene la decisión final sobre qué desea conocer, a través de qué personas y en qué formatos de contenido desea hacerlo. Esto lo ha convertirlo en una persona mejor informada, más evasiva, mucho más exigente y menos tolerante con la publicidad invasiva que diariamente interrumpe su vida con promesas, las cuáles la gran mayoría no son de su interés.

Este nuevo contexto también representa para los emprendedores la gran oportunidad de ser “encontrados” por todas aquellas personas que cumplen con el perfil de su cliente ideal y que ya se encuentran en un proceso activo de búsqueda por productos o servicios que resuelvan sus necesidades.

La falta de preparación o conocimiento práctico provocan que algunos emprendedores comuniquen el mismo mensaje a las mismas personas a través de las mismas estrategias y esto a su vez genera que sus potenciales clientes, en cada transacción deban tomar dos importantes decisiones: La primera elegir entre opciones prácticamente idénticas y la segunda elegir en qué promesa confiar.

Tu objetivo como emprendedor debe ser incidir en forma proactiva e inteligente en ambas decisiones, para inclinar la balanza a tu favor. Por eso debes comprender el valor de presentarte ante tus potenciales clientes en la mejor forma posible, logrando así que tus clientes conozcan tu negocio y confíen en él.

Todos sabemos que la confianza no es algo que se de en automático, sino algo que construye en forma gradual, paso a paso, contacto por contacto; por lo que ganar la confianza de tus futuros clientes no será algo sencillo y mucho menos si eres un desconocido o si tus clientes pasado por malas experiencias en Internet.

Por eso, para presentarte ante tus futuros clientes en la mejor forma posible es necesario cumplir con dos importantes pasos:

  1. Tener una idea innovadora.
  2. Tener una plataforma que le de credibilidad.

Tener una idea innovadora

Este primer punto te corresponde directamente a ti como emprendedor y se centra específicamente en la propuesta de valor. La innovación es algo que va más allá de la tecnología y que sin duda hará de tu idea algo más atractivo para tus clientes si se centra en hacer más fácil la su vida resolviendo algún problema clave o facilitando el que puedan lograr algo que desean.

Todos queremos ahorrar más tiempo, ahorrar más dinero, ser más productivos, populares, exitosos…en fin, ser más felices.

Tener una plataforma que le de credibilidad

Este segundo punto es el que genera más complicaciones para los emprendedores debido a que la credibilidad no se gana con promesas de que tu negocio es mejor, más innovador, más confiable, con mejor precio, mejor servicio o cualquier otro atributo positivo.

Para ganar confianza en este nuevo contexto debes demostrar por anticipado que en verdad eres alguien en quien se pueda confiar. Por eso la mejor estrategia es expandir tu visión fuera de lo has hecho hasta hoy y aprender a generar confianza a través de las plataformas que por mucho tiempo han demostrado ser eficientes para lograrlo.

Fuente: Revista El Emprendedor