Lo positivo del COVID-19

Lo positivo del COVID-19

 

Karen Noemí Paiz Linares

Estudiante del Segundo Semestre de Licenciatura en Psicología Industrial y Comportamiento Organizacional


La propagación del nuevo virus Covid-19 ha ido en aumento de una manera rápida por todo el mundo. Por ejemplo, América Latina tuvo tiempo de prepararse, mientras que los países europeos ya estaban demostrando la emergencia sanitaria, en la cual se encontraban dando numerosos casos de personas contagiadas por dicho virus. 

Estamos viviendo una crisis sin precedentes que nos dejará huellas profundas en la memoria. Nos está afectando a todas las personas. El virus no ve a qué tipo de persona atacar, si son niños, adolescentes, adultos y personas de la tercera edad, si son personas que aparentemente viven bien o no. Lamentablemente, está tocando vivirla y contribuir a superarla de forma distinta. La colaboración, el compromiso colectivo y la solidaridad son fundamentales en este proceso vital.

Ciertamente los países de Centroamérica no estaban listos para vivir esta emergencia sanitaria y mucho menos para un cierre total de oficinas.  En el cual es increíble, pero hemos  aprendido a valorar más nuestro trabajo. He visto en redes sociales que la mayoría dice: “El trabajo virtual o trabajo en casa me está matando”. ¿Se han preguntado por qué lo dicen? Eso nos demuestra que en cuanto regresemos a laborar en nuestras oficinas, valoraremos más el tiempo en el que nos presentamos a trabajar. 

Lecciones aprendidas para la humanidad: Saber tener lo poco y aprender a apreciar las cosas que tenemos, aprender a tener una buena administración en nuestro tiempo y dinero, que por lo mismo muchos han sido enviados a casa y la paga no es la misma. Cada quien debe de aprender a vivir con lo que se tiene, sin necesidad de buscar lo innecesario. 

Muchos jóvenes se sienten privados de su libertad, porque deben permanecer en casa. Reflexionemos y veamos que el lado positivo de estar en casa es el poder unirnos más a nuestra familia. Quizá la mayoría pasaba tiempo fuera por motivos de trabajo, estudios, actividades extras y el poco tiempo de compartir era únicamente los fines de semana. Pero ahora que debemos de realizar la mayoría de actividades en casa, ha ayudado a mantener la familia unida y realizar actividades juntos. En este tiempo de cuarentena hemos logrado hacer algunas cosas que hemos tenido pendientes por hacer. Algunos por falta de costumbre no pueden estar más tiempo encerrados, pero los que logramos compartir más en familia, aprendimos a disfrutar de ese tiempo valioso, de tomarnos tiempo para nosotros mismos. Aprendimos a hacer cosas nuevas.

Es oportuno hacer conciencia de las buenas noticias o buenas prácticas para superar la pandemia: De manera increíble muchas personas ahora aprecian la higiene, aunque antes algunos quizá no la practicaban con frecuencia. Ahora se lavan las manos seguido o limpian su casa frecuentemente. En cierto punto es bueno, aunque algunas personas ya generan alguna fobia por el virus. 

Qué es lo que nos deja para nuestra vida esta vivencia única: Aprender a ser solidarios con las personas de escasos recursos, aprender a valorar el tiempo en familia, ya que no sabemos qué es lo que pasará después de que termine todo este conflicto mundial que estamos viviendo. Debemos ser obedientes con lo que nuestras autoridades nos dicen, debemos de reflexionar que lo que se está viviendo ahora no es nada fácil, pero que poco a poco iremos superando. 

Ahora bien, entre tanta noticia que nos ha dejado sorprendidos por el aumento masivo de personas infectadas, también hay noticias que nos dan esperanza. 

  • La contaminación ambiental ha disminuido: a medida que todos los países entran en cuarentena por el virus, se registra la disminución significativa de contaminación ambiental. 
  • Actos de bondad: A pasar de que con anterioridad algunas personas peleaban por papel higiénico, comida enlatada y otros insumos; varias personas realizan compras para ayudar a personas de bajos recursos. Seamos bondadosos con personas que conozcamos y veamos que necesitan de nuestra ayuda.

Ahora una reflexión más: el acercamiento a Dios. Sabemos que todo lo que está sucediendo es permitido por Dios, él quiere que le busquemos más, que nos unamos en oración ante esta situación de emergencia, por los países en los que superan el número de contagio de 1,000 hasta 30,000 personas diarias. 

Nuestro país aún no llega a ese nivel, porque hay un pueblo que le adora, se arrodilla y suplica misericordia. No nos acomodemos en decir que ya pronto pasará. La oración es hablar con Dios. Oremos por nuestros familiares que no están cerca, por nuestros amigos, por nuestro trabajo. 

Dios espera que le busquemos y pidamos que todo esto pase, que ya no se eleve más el número de personas contagiadas. Este año ha sido de reto para cada uno, nuestros estudios se han visto interrumpidos, pero, logramos culminar una fase en la que quizá no estábamos acostumbrados a llevar. Alza tus ojos y mira a tu alrededor, la promesa está a tu lado, confía, ten fe, que esto a su tiempo pasará y la sangre de Jesucristo nos protegerá. 

Este año ha sido de mayor reto para muchas personas, pero los que confiamos en Dios sabemos que lograremos salir adelante, siendo vencedores en el Nombre de Jesús. 


  Esta publicación representa la opinión del autor, si usted tiene dudas o comentarios puede contactarnos a través del correo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.