Pandemia de COVID-19: ante la Adversidad la Esperanza

Pandemia de COVID-19: ante la Adversidad la Esperanza


MSc., Lic. Haroldo Iván Gutiérrez Castillo

Licenciado en Informática y Administración de Negocios
Magister Scientiae en Administración de Recursos Humanos
Estudiante de Doctorado de Liderazgo Organizacional USPG

 


“La esperanza es la capacidad de ver que hay luz a pesar de la oscuridad”
Desmond Tutu

 

Actualmente, el mundo se encuentra bajo el efecto de la pandemia producida por un nuevo virus. Esta enfermedad se ha denominado COVID19, y es provocada por el virus denominado SARS-COV2, presentando sus orígenes y primeros casos en China en diciembre del 2019.  En nuestro país se han generado restricciones en beneficio de la población, como el toque de queda, teniendo repercusiones en las economías formales e informales; afectando las importaciones de insumos y la economía informal. 

Contexto en nuestro país:  Hoy en día, con el acceso a la tecnología, las comunicaciones a nivel nacional, con la utilización de dispositivos móviles tales como tablets, smartphones, laptops, televisores, especialmente los teléfonos celulares, la población tiene la información en sus manos, con accesos a redes sociales, noticieros, páginas web.  En ellos se puede encontrar información en línea, en tiempo real, acerca del nuevo coronavirus.  Cabe resaltar que mucha de esa información puede ser no verídica. Sin embargo, la información está disponible y vale la pena confirmarla y tomar las mejores decisiones en estos tiempos de pandemia y crisis.  En nuestro país, a la fecha, según el Doctor Alejandro Giammattei se tienen confirmados 703 casos, de los cuales 72 pacientes están recuperados y 17 fallecidos. Desde la confirmación de los primeros casos el trece de marzo en Guatemala, el coronavirus generó cierto pánico en la población.  Conforme la pandemia se veía crecer en Guatemala, el Estado impuso una serie de restricciones preventivas en el país, como la suspensión del transporte público, de las clases, de labores para instituciones del estado; así como un toque de queda, que enfatiza que la población no puede estar fuera de sus casas desde las 18 horas hasta las 4 horas del día siguiente.

Consecuencias sobre la economía nacional: Las consecuencias o impactos económicos generados por el coronavirus se reflejarán en el país, con las importaciones y exportaciones hacia China y otros países, y tendrá mayores consecuencias con las restricciones de los gobiernos en cerrar sus fronteras. Las importaciones son indispensables para las empresas nacionales, las cuales se abastecen de materias primas de China, y dichos insumos están parados en ese país.  Si bien puede optarse por proveedores de otros países, quizá se consigan con precios más altos, o no lleguen a conseguirse.  

Las exportaciones para los años del 2018 y 2019 crecieron considerablemente en un 338% ($145 millones) y se puede mencionar que China ahora contaba con un puesto número 12 del 27 que tuvo anteriormente, reflejando más transacciones a ese país. Lo anteriormente expuesto se verá reflejado con mayor impacto en Guatemala. Un caso puntual de consecuencias en la economía nacional es lo que afectará en el sector turístico, ya que nuestro país es muy visitado por extranjeros y nacionales y ahora es nula por la falta de huéspedes en la hotelería y por todo lo que se genera en este ámbito de negocio.

Las empresas se ven afectas, sin embargo, ineludiblemente también la población que demanda y ofrece productos generados de las económicas formales e informales. Las personas necesitan vender sus productos, necesitan de trabajo para obtener poder adquisitivo y generar esta dinámica. Con las restricciones para prevenir el COVID-19, se tiene la preocupación por las bajas ventas y muchas personas, no pueden salir a trabajar porque están restringidas por el Gobierno.

Ante la adversidad la esperanza:   Es importante resaltar que ante esta pandemia que se sufre, siempre hay esperanzas de salir adelante y superarse con el apoyo de toda la población, respetando las instrucciones giradas por el Estado de Guatemala.   Me refiero a esa luz en el camino, a la esperanza que tiene nuestro país.  El Estado con la ampliación del decreto de calamidad aprobado por el Congreso, trabajará en un plan de ayuda económica que beneficiará a todos los sectores comerciales y a los hogares guatemaltecos. Por ejemplo, se incluirá los temas de los pagos de tarjetas bancarias de crédito, rebaja a la tarifa del alumbrado público, programas del adulto mayor y el reforzamiento de la alimentación escolar y familiar. El estado podrá contar con Q.700 millones para aumentar la infraestructura hospitalaria, además se tendrá la disponibilidad de Q.100 millones para hacer pruebas de laboratorio, Q.400 millones que beneficiarán a la pequeña y mediana empresa, Q.100 millones para apoyar con programas al adulto mayor, Q.100 millones para beneficiar a los campesinos con sus productos agrícolas, Q.700 millones para programas de apoyo alimentario, así como Q.250 millones en ayuda a los comerciantes y microempresas dedicadas al sector turismo. El presidente Giammattei ofreció apoyar a los trabajadores del sector informal con una subvención y que no pierdan ingresos durante la cuarentena, que se vive como medida para contener esta enfermedad. Esta esperanza también se ve reflejada en la cooperación nacional e internacional en beneficio de la población guatemalteca, especialmente de las personas con mayor necesidad y así, fortalecen las instituciones del Estado.

Guatemaltecos responsables y familias unidas: Todos los guatemaltecos, en principio, debemos ser altamente responsables en todos los ámbitos sociales, ya que derivado del COVID-19 existe en las redes sociales mucha desinformación, que lo que busca es no mostrar la realidad que se vive con este virus.  Los padres debemos ser positivos y hacer de este tiempo de cuarenta, generada por el COVID-19, un momento de consolidación familiar; donde salgan a relucir todos los valores familiares, promoviéndolos con nuestros hijos, y sin dudarlo en un futuro, ellos serán mejores ciudadanos conscientes de la realidad social de nuestra querida Guatemala, donde apoyar al más necesitado debe ser una prioridad.

Recomendaciones:

  • Respetar el toque de queda instruido por el Estado de Guatemala, en el horario establecido, que beneficiará a las familias al estar en sus casas y  no contagiarse del virus, para que no se propague de manera más amplia y rápida dentro del país.
  • Acatar las medidas de higiene que se ha informado por todos los medios de comunicación y por el Estado, para prevenir los contagios y bajar con ellos los riesgos de enfermarse.
  • Si puede apoyar a las personas necesitadas, no dude en hacerlo, considerando que existen ciudadanos sin trabajo y no tiene ingresos para sus alimentos o cómo generar sus pagos básicos para sus hogares.

  Esta publicación representa la opinión del autor, si usted tiene dudas o comentarios puede contactarnos a través del correo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.