Un atento recordatorio

Un atento recordatorio

 

Osman Uzziel Castro Molina

Estudiante de Ingeniería en Sistemas USPG


 

 “No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo”. Oscar Wilde

 

Con justa razón, para muchos de nosotros, el tema de la pandemia se ha tornado un tanto desgastante, además de agotador. Sin embargo, en esta oportunidad, quisiera me permitieran darle un enfoque diferente, ya que considero, como dijo el escritor citado al principio de esta modesta reflexión, tener algo para decir. Son días malos para toda la humanidad, estamos convencidos de ello. Días donde quizás nos encontremos asustados, debido a que la situación actual ha logrado que algunas cosas no nos favorezcan y vayan del todo bien; por lo menos, no como lo planificamos mientras dábamos la bienvenida al año nuevo, a la vez que despedíamos el viejo. 

El caos actual, ha ocasionado que la percepción de algunos con respecto del futuro, se encuentre un tanto nublada; y es válido, ya que esta pandemia, ha hecho que el ser humano logre nuevamente dimensionar y recordar lo frágil que es, no importando su cultura, religión o posición socioeconómica. Además, nos ha hecho fijar nuestra mirada en las cosas verdaderamente importantes. Todos estamos aprendiendo la lección de vivir con poco, aligerando nuestro equipaje, con tal de viajar en esta vida sin sobrepesos y así, no sobrevivir la vida, sino más bien, ¡vivirla! 

Razones para estar desanimados quizás encontremos muchas, pero debemos recordar que personas y naciones enteras, en peores circunstancias que las nuestras, se las arreglaron para salir adelante. Debemos animarnos, para que nada de lo que esté sucediendo a nuestro alrededor, nos desvíe del camino que conduce hacia las metas que nos hemos trazado. Sin lugar a dudas, a todos nos está tocando hacer esfuerzos extras, en el trabajo, en nuestros estudios, etc., pero el ser humano, es un ser extraordinario y siempre ha sabido adaptarse y ponerse a la altura de las circunstancias. 

Esta pandemia, nos ha acercado porque precisa que, como seres humanos, estemos unidos para salir adelante; pero también nos ha obligado a permanecer distanciados para resguardar la vida de los demás y las nuestras. En este momento de la historia, a nuestra generación le ha tocado presenciar, cómo el ser humano, con un sentido de urgencia, se ha tenido que adecuar a la situación, pasando de lo físico a lo digital, por solo mencionar uno de tantos cambios. 

Quizás hoy no tengamos todas las respuestas, pero sin lugar a dudas, saldremos de esto mejorados. Nadie querrá pasar de nuevo por esto, pero nos hará reflexionar y ser mejores personas. Sin embargo, para llegar a ese punto, necesitábamos estar aquí primero. Ahora bien, todos de alguna forma, en lo profundo de nuestro corazón, sabemos que hay algo más; que tenemos un propósito que da sentido a la vida. Tratemos de descubrir y servir a ese propósito. No permitamos que las noticias o las fake news, nos distraigan haciendo que perdamos la fe y ese sentido de propósito. 

No permitamos que los medios de comunicación nos entretengan mientras perdemos y dejamos pasar las cosas que realmente son importantes. Tenemos que cuestionar lo que ellos difunden y hacernos preguntas. Por favor, busquemos y hagamos nuestras propias conclusiones, analicemos todo, usemos nuestras mentes, tenemos una para hacerlo. 

Esta pandemia, el Covid-19, nos ha estado enseñando a lo largo de todo este tiempo e independientemente de cuál sea nuestro credo, que no debemos enfocarnos en las causas finitas, sino en las eternas. Somos seres espirituales, no lo olvidemos. Como dijo Pierre Teilhard: “No somos seres humanos que viven una experiencia espiritual. Somos seres espirituales que viven una experiencia humana”. Es por eso que necesitamos, en medio de todo este caos mundial, hacernos un atento recordatorio: que no se nos olvide que nuestro propósito va más allá de ganarnos un cheque de paga mensual, comprarnos un auto o estrenar una casa. Nuestro propósito es mayor que nuestra realización personal, paz mental e incluso nuestra propia felicidad. Descubre y sirve a ese propósito.

 


  Esta publicación representa la opinión del autor, si usted tiene dudas o comentarios puede contactarnos a través del correo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.