La experiencia del ayuno no solo es descanso a nuestro cuerpo, sino también a nuestra mente y a nuestro espíritu.

La experiencia del ayuno no solo es descanso a nuestro cuerpo, sino también a nuestra mente y a nuestro espíritu.