Mensaje del Rector

Decidí llamar a este mensaje: “El deliberado intento de inventar el futuro” y hago la aclaración que usé con absoluta intención el verbo inventar en vez de otro que a lo mejor resultaría más esperado, es decir “construir un futuro” pero me pareció aprobado enfatizar la diferencia ya reconocida entre el liderazgo de un proceso y su gerencia o administración, seguramente que tendremos muchísimas oportunidades y horas de discusión sobre esa gran diferencia y sobre la distancia que hay entre una idea y la otra, he pensado que hace bien desde este momento inicial establecer, sin ningún lugar a duda, que esta institución nace con el mandato de impulsar la innovación y la creatividad como factores esenciales de la formación académica y posteriormente de la práctica profesional, de cada persona una acción, una respuesta comprometida con la patria, con el prójimo y con nuestra descendencia.

Inventar el futuro nos hace pensar que se ha realizado un examen previo interior, lento, responsable, que ha decantado la idea de que la educación es el camino más corto hacia el progreso, es la forma más segura de contribuir en el país en el largo plazo, es la de formar profesionales que unan las capacidades académicas adquiridas a un inquebrantable espíritu de servicio. Imaginar el futuro demanda de nosotros echar mano de la tecnología educativa más.

Inventar el futuro nos hace pensar que hay un presente que no nos satisface, lo cual es muy comprensible para cualquiera de nosotros que se encuentra familiarizado con los índices de pobreza, de educación y de falta de oportunidad en nuestro país; contemplar esa situación que llamamos presente, demanda al tiempo de que un estudio concienzudo del desarrollo de las naciones, especialmente aquellas que lo han logrado en el último siglo; demuestra que para lograr ese desarrollo, ese progreso, hubo necesidad de una inversión en el capital humano resultante en un alto numero de técnicos e ingenieros, es por eso precisamente que la Universidad San Pablo, respondiendo a la pregunta de ¿Cómo contribuir de la manera más eficiente al desarrollo de nuestra Guatemala?, plantea la creación de una casa de estudios orientada hacia la tecnología, la investigación y el fundamento sólido de los valores universales que proceden de nuestra herencia judeo-cristiana.

Su servidor ha estado convencido ya por un número de años, de que hace falta una serie de instituciones que tengan como fin el desarrollo y el progreso del país, creadas todas dentro de un marco conceptual ordenado y lógico pero que a la vez tenga una fuerte carga emocional espiritual que nos conduzca a esa acción imparable que sólo es producto de la pasión que una visión compartida puede despertar, es la visión de lograr un futuro distinto, una Guatemala mejor, la que ha ido dando forma a lo que en el lenguaje popular moderno se ha dado en llamar un cluster, un grupo de instituciones que proveen caminos diferentes pero que conducen a un mismo fin, persuadidos de que la unión de todos los esfuerzos individuales hará posible ese futuro anhelado.

El compromiso con esa visión transformadora es la que nos hace iniciar con un programa de Liderazgo Organizacional que busca, entre otros fines, la multiplicación del capital humano que la misma universidad requiere, pero que pretende darle las herramientas a cada alumno para que pueda optimizar cada uno de sus talentos y habilidades en favor de sí mismo, de su familia, de su prójimo y de nuestra Guatemala.

A la pregunta frecuente sobre el nombre de la universidad, respondo comentándoles que luego de pensarlo mucho y de desechar nombres que más que personas representan monumentos a las ideas y a la devoción, como por ejemplo: el nombre de Abraham Kuyper o de Juan Calvino, arribamos a la conclusión de que no existe mejor modelo de esa transformación con la que soñamos que la que se dio en la persona del Apóstol Pablo la que se ha dado en muchísimas personas debido a sus enseñanzas y que no tendríamos, seguramente ni un Calvino ni un Kuyper, si no fuera por las bases teológicas que de él hemos recibido todos, qué mejor manera de ratificar nuestro absoluto compromiso con la libertad y la democracia como formas de expresión del auto gobierno, que reconocer que la libertad es esa construcción occidental realizada a partir de las enseñanzas del nuevo testamento precisamente de la pluma del Apóstol Pablo, sin la democracia como uno de los productos del calvinismo que produjera esa manera de vivir en libertad en cinco naciones que coincidentemente se cuentan hoy entre las más desarrolladas de la Tierra, sin mencionar aquel capitalismo como ese sistema racional de intercambiar bienes y que encuentra su raíz más dura no el Calvino, sino en quien ciertamente sistematizó la forma más brillante, ese pensamiento sobre el pensamiento que lo originó: el de Pablo. El compromiso con la persona humana considerando a todos los hombres iguales creados por Dios, quien ha impreso en cada uno su propia imagen y su semejanza nos obliga a la búsqueda de una manera de profundizar como, no sólo en el estudio, sino en la práctica de la ética y el ejercicio de los valores progresistas, como un eje transversal que aparecerá en todo momento en la función de la universidad recordándonos que es la misma razón de ser.

Paso a mencionar que estamos plenamente conscientes de los retos que nosotros mismos hemos aceptado. La Universidad San Pablo se propone contribuir a la creación de sentido para la sociedad guatemalteca, reconociendo los desafíos del post-modernismo especialmente en un pueblo que parece estar invadido por todos los medios de comunicación que propagan esa fragmentación, esa incoherencia propia que la sociedad post-moderna aún cuando nos damos cuenta de que no hemos ni siquiera vivido ni solventado nuestras cuentas pendientes con el modernismo que ya ha sido abandonado por otras sociedades, como afrontar este reto sino con un sistema de pensamiento influyente que enfrenta la realidad, sabiendo que ajeno a la realidad y comprometido con una cosmovisión clara que constituye su herencia la savia que corre por la rama su objetivo final, todo al mismo tiempo.

Hoy celebramos un proceso que no nos pertenece del todo, son muchos los que nos han precedido y han hecho posible que nosotros estemos aquí hoy enfrentando el desafío de ser la primera universidad guatemalteca del Siglo XXI, nos toca ahora levantarnos con fuerza, dedicación y empeño a construir el futuro que nuestros alumnos y profesores soñarán, inventarán y Dios mediante, construiremos todos.

dhcDr. Harold Caballeros L.

A partir de su graduación como Abogado y Notario, Harold Caballeros en su búsqueda por una transformación para Guatemala y al enfocarse en su alto liderazgo comprendido en una visión organizacional para la introducción en grandes cambios, derivado de su alta motivación hacia las personas y con el fin de afrontar los aspectos problemáticos de la sociedad guatemalteca, comprometido en la motivación de sus seguidores para apoyar y llevar a la práctica las ideas mediante el cambio, fundó en el año 1983, Ministerios El Shaddai, proyecto que nació con el objeto de generar capital humano para contribuir al desarrollo integral de Guatemala.

A lo largo de su experiencia en la Iglesia, también conoció que un elemento muy importante para la transformación de Guatemala es preparar a las generaciones para cambiar el rumbo de la historia de nuestro país, es por ello que estableció la Fundación FUEDES que cuenta con doce colegios a nivel nacional, que forman los niños desde edades muy tempranas, con una visión de cambio para el desarrollo de la nación.

Al continuar con su formación personal, obtuvo una Maestría en Administración de Empresas de la Universidad de Miami, así como un Doctorado en Teología y una Maestría en Relaciones Internacionales de la Escuela Fletcher de Leyes y Diplomacia.

Al darse cuenta que el círculo no fue cerrado cuando se fundaron los Colegios, se ha continuado la labor con los jóvenes guatemalteco por me dio de la creación de la Universidad San Pablo de Guatemala, una casa de estudios orientada hacia la tecnología, la investigación y el fundamento sólido de los valores universales que proceden de la herencia judeo-cristiana. La Universidad propone contribuir a la creación de sentido para la sociedad guatemalteca, reconociendo los desafíos del post-modernismo especialmente en un pueblo que parece estr invadido por todos los medios de comunicación que propagan esa fragmentación. En la actualidad es el Rector de la Universidad.

Por su parte, es Presidente y Fundador de la Corporación de Radios Visión que cuenta

con 24 estaciones de radio, que están al aire desde el año 1996 y se convierte en la cadena comercial más grande de Guatemala. La Corporación de Radios le ha servido en su visión de buscar la paz y desarrollo de la nación, propiciando la creación de espacios dedicados a todos los ciudadanos guatemaltecos, promoviendo la visión de cambio tanto en el área urbana, como en la rural.

En lo relativo a la proyección a la sociedad y con el fin de trabajar para erradicar el hambre en nuestro país, fundo la Organización Manos de Amor, que es una institución que provee ayuda humanitaria integral, educación y proyectos de desarrollo sostenible a nivel rural.

Con el paso de los años y en una experiencia que marcó su vida al conocer la experiencia de Corea (transición de subdesarrollo a desarrollo en menos de 20 años), Harold Caballeros ha comprendido que el conocimiento generado por medio de la educación, tiene que tener una aplicación en las instituciones nacionales, que le dé paso al surgimiento del desarrollo de un país, es por ello que funda el movimiento ViVa que busca la transformación de Guatemala, planeando un plan de acción para los próximos 50 años.

Formación Académica

  • Abogado y Notario, egresado de la Universidad Francisco Marroquín.
  • Maestría en Administración de Empresas de la Universidad de Miami.
  • Doctorado en Teología.
  • Postgrado en la Universidad de Harvard y una Maestría en Relaciones Internacionales de la Escuela Fletcher de Leyes y Diplomacia.